Desconexión en la selva

Esta historia comienza nada más tocar tierra en la isla de Borneo, concretamente en el diminuto aeropuerto de Pangkalan Bun, al sur de la isla, donde me encuentro con mi conductor privado que me espera con una sonrisa de oreja a oreja tras las puertas que dan a la calle. Tras 20 minutos de recorrido en coche aparecemos en el embarcadero de los famosos Klotok, barcos locales de madera que navegan por los ríos.

 

 

 

 

En el barco me reciben 3 personas que se hacen llamar Robi, capitente y asistente – obviamente el único nombre real es el primero, pero así es como me los aprendí y serán mis compañeros de viaje los próximos 3 días en la selva. Comenzamos la aventura y suena el típico “toc, toc, toc, toc” de los motores que tienen la fuerza suficiente para hacer que nos movamos a una velocidad aproximada de 20 km/hora. Esta velocidad – aunque no lo parezca – es la idónea para navegar por estas aguas ya que el paisaje es tan increíble que no me importaría incluso atracar y observar la naturaleza durante horas. Nuestra primera parada será en el Parque Nacional de Tanjung Puting donde veré como alimentan a los orangutanes de esta zona en el centro de rehabilitación Camp Leakey más reconocido de la isla. Sí, conocer a los orangutanes es el principal atractivo de la isla y el motivo por el cual yo me he desplazado tantísimos kilómetros.

De camino al punto de encuentro con los orangutanes voy hablando con Robi – mi guía durante el recorrido- sobre las características principales de las personas que habitan en este lado del mundo y ya de paso, estoy aprovechando a enseñarle un poco de español. ¿Sabías que un 80% del turismo que reciben es de origen español? Me di cuenta que había muchos españoles, pero esta cifra me dejó sin palabras. Por esto mismo Robi tiene tanto interés en aprender español y he de decir que aprende súper rápido, apuesto a que en 1 año va a hablarlo muy bien siempre y cuando siga este ritmo.

De fondo escucho al capitente decir: “sudah!” que significa “ya” en indonesio y acto seguido vemos algún barco atracado. ¡Esto quiere decir que ya hemos llegado! Que ganas de bajarme del barco para salir en busca de nuestros primos hermanos, los orangutanes. Tras 30 minutos aproximadamente de caminata vemos un cartel en el que nos piden educadamente que guardemos silencio para no asustar a los orangutanes. Los visitantes bajan el tono de voz y poco a poco me voy adentrando en el silencio respetuoso que la selva nos proporciona hasta que empiezan a sonar disparadores automáticos de las gigantes cámaras que llevamos los profesionales y no tan profesionales de la fotografía. Hay una familia de orangutanes saltando entre los arboles a una distancia de 7 metros por lo menos del suelo. ¡Una imagen totalmente espectacular que no debo borrar de mis retinas ni de mi álbum de fotos jamás!

Los orangutanes hacen ruidos muy intensos que pueden provocar incluso miedo para aquellos que no vayan concienciados de la experiencia, pero no hay que tener miedo, solamente respetarles, no dejamos de estar en su territorio y es normal que quieran protegerlo. Tras 1 hora en el centro de rehabilitación me atrevería a decir que vi un total de 30 orangutanes y estuve presente en una pelea entre el macho alfa actual y su antecesor en el cargo. Dos orangutanes peleándose por una mujer no se ven todos los días.

¿Quieres saber otra curiosidad? La palabra orangután proviene del indonesio ya que solamente habitan en esta zona del planeta (en la isla de Borneo y en la isla de Sumatra) y significa “persona de la jungla”. Orang es persona y hutan es jungla. Cuantas cosas se aprenden viajando, ¿verdad?

Regresamos al barco para continuar la ruta. Por el camino vemos un cocodrilo de un color blanquecino que se encuentra en un tramo de arena a las orillas del río. Debe medir unos 3 metros y mantuvo la boca abierta durante varios minutos lo que por un momento me hizo pensar que no es de verdad, ¡pero sí que lo es!! Otro día os explicaré cositas sobre estos animales tan temidos 😊 Tras otro tramo navegando hacemos una parada para fotografiar a los divertidos monos narigudos que, para mi gusto, ¡son super feos pero muy molones! Cae la noche y mi olfato detecta un olor muy atractivo saliendo de la cocina del barco y en efecto, mi olfato no me decepcionaba. Ponemos la mesa bajo la luz de las estrellas y comienza la cena. Pescado fresco, arroz para acompañar (como siempre) y verduras con una salsa que está para chuparse los dedos. Nada más cenar me doy una ducha refrescante y me dispongo a dormir bajo la mosquitera que me protege de todos los insectos que osen colarse en el barco.

 

A la mañana siguiente me despierto con el canto de los pájaros muy temprano, lista para un segundo día de travesía por el río en busca del segundo punto de encuentro con los orangutanes. Este lugar es similar al primero así que podéis imaginar la fantasía de día que viví en la selva. Al caer la noche, Robi me ofreció hacer un trekking nocturno por la jungla en busca de ranas, arañas, culebras y demás sorpresas que podían aparecer por el camino. Me armé de valor y salí con él y un Ranger que nos acompañaría en nuestra aventura guiada por 3 linternas bastante potentes. La naturaleza sorprende hasta en la oscuridad y es una experiencia totalmente recomendable para los amantes de la aventura.

¡Buenos días Borneo! Odio las despedidas y más si tengo ese sentimiento de no querer irme de aquí nunca. Han sido muchas horas en profundo contacto con la naturaleza que han hecho que me olvidase de todo, principalmente de las tecnologías. Estoy segura de que voy a volver y no creo que tarde mucho en hacerlo y por supuesto, seguiré en contacto con Robi para pedirle que sea mi guía una vez más y descubrir qué tal va con su español.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En NUSAHTI utilizamos cookies para facilitar el uso y manejo de nuestra página web con el objetivo final de prestar un mejor servicio y proporcionar una mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies